Cómo ya explicábamos anteriormente, las empresas del siglo XXI se enfrentan a retos de nueva generación. Retos cuyas soluciones pasan por cuestionarse muchos aspectos de la actividad comercial la empresa y de cómo la misma se relaciona de forma positiva con toda su cadena de proveedores, pero también con su comunidad