Cuando accedes al interior de la iglesia de San Juan Chamula (CHIS), parece que entras en un mundo paralelo: la oscuridad de pronto envuelve la luz del día, el olor a incienso crece en intensidad y los murmullos de decenas de personas casi al unísono, embriagan tus oídos… a cada