El turismo comunitario en Yaxunah lo lideran las mujeres

Hoy nos gustaría hablarles de una pequeña comunidad maya de 700 habitantes llamada Yaxunah, en el municipio de Yaxcabá, Yucatán. 

Yaxunah en maya puede interpretarse como “primera casa” o “casa verde” y se encuentra a sólo 25 minutos de la famosa ciudad de Chichen Itzá, el sitio arqueológico más visitado de Yucatán y uno de los más famosos de México. Yaxunah es una excelente opción para tomar como base y explorar distintas ruinas arqueológicas del área; de hecho, a 1 kilómetro del pueblo, se puede visitar la zona arqueológica del mismo nombre, que se encontraba unida a Cobá a través del gran Sac-bé o camino blanco, el más largo conocido en el mundo maya. 

Desde que llegamos a la comunidad nos sentimos bienvenidos. Nos esperaban Holga, Margarita, Noemi, Filomena y Lucio en el parador turístico para introducirnos a todas las iniciativas que llevan adelante en los últimos tres años. El grupo de turismo como lo denominan actualmente es fruto de la unión de tres grupos de la comunidad que antes trabajaban por separado y se unieron por iniciativa de Fundación Haciendas del Mundo Maya, organización que los apoyó con diferentes proyectos y los incentivó a trabajar conjuntamente. Como ellos mismos nos contaron, a partir de recibir visitantes han ido “perdiendo el miedo” a comunicarse y disfrutando del intercambio cultural que se genera al recibir turistas.

Servicios turísticos de la comunidad

Entre los servicios que ofrece el grupo de turismo se cuentan el hospedaje en cabañas dobles dentro del parador turístico, la alimentación y distintas experiencias culturales y gastronómicas que pueden combinarse en un tour de un día entero o bien repartirse en varios días. Para vivir una experiencia de completa inmersión en la cultura maya, es posible alojarse en casas de familias, las cuales se van turnando para así beneficiar al mayor número de familias. En cuanto a la alimentación, este servicio puede brindarse en las mismas casas de familias o bien en el restaurante del parador turístico.

Las opciones para recorrer son variadas y representan actividades típicas de la vida cotidiana de las familias maya. En el tour “Inmersión al Maíz” se visita una milpa sustentable, donde de la mano de Don Francisco se puede aprender sobre el proceso completo de producción del maíz, desde la limpieza del terreno, la siembra y cosecha, hasta los desafíos actuales debido al cambio climático y las plagas. Luego se puede disfrutar una degustación de bebidas a base de maíz, llamadas pozoles y atoles. En nuestra visita pudimos degustar 8 variedades, incluyendo aquellas bebidas que se toman en ocasiones especiales, como es Pinole (en el bautismo maya o hetzmek) y Pozole de maíz (Saká o pozol sagrado, parte de ofrendas al Dios Chaak para pedir lluvia).

Otra actividad interesante es la preparación de la suculenta cochinita pibil, que consiste en preparar el recado (condimentos) moliendo sus ingredientes en un metate y cocinar la carne en un tradicional horno Pib, es decir bajo tierra, envolviendo los alimentos en hojas de plátano. Los alimentos se cocinan lentamente gracias a las piedras calientes que se colocan a su alrededor y se cubren con tierra y hojas para mantener el calor. Es posible combinar esta actividad con la Inmersión al Maiz, y así dejar el platillo preparándose lentamente para disfrutarlo cuando se regresa de la milpa. 

La oferta turística de Yaxunah se complementa con otras actividades culturales, como la visita al Centro Cultural Comunitario, con su museo y jardín botánico, y el taller de artesanías en cuerno de toro, otra idea novedosa propuesta por la Fundación Haciendas del Mundo Maya, para diversificar el tipo de artesanías e imponer menor presión sobre los árboles locales como el Chacá que se usan para artesanías en madera. 

Turismo comunitario como herramienta de empoderamiento femenino

Uno de los desafíos más importantes no sólo en México sino en varios países de América Latina es desmitificar el rol de las mujeres como responsables exclusivamente de las tareas del hogar y los hijos. En Yaxunah han resuelto este desafío con gran éxito. Aquí las mujeres tienen un rol central y se han organizado de distintas maneras para desarrollar sus habilidades y sumar un ingreso a sus hogares.

Dentro del grupo de turismo son ocho mujeres y dos hombres; Holga es una de las coordinadoras a cargo de gestionar las reservas y otras mujeres son promotoras culturales, figura innovadora que actúa como guía y anfitrión de la comunidad. Gracias al apoyo de Fundación Haciendas del Mundo Maya, las mujeres también organizaron el taller de urdido de hamacas, para preservar este oficio ancestral que se estaba perdiendo. Hoy hace cuatro años que funciona el taller y son 18 las mujeres que activamente participan, con una demanda que se incrementa, vendiendo tanto a los turistas que las visitan como por pedidos que reciben de otras ciudades. 

Otra iniciativa de las mujeres es la renta de hamacas, ropa de cama y toallas para los turistas que llegan a hospedarse en casas de familias y requieren estos servicios. Finalmente, el bordado a mano o a máquina, de tradicionales blusas o hipiles (vestidos) con sus típicos motivos florales representa otra fuente adicional de ingresos y son un souvenir infaltable para llevarse a casa.

El sitio arqueológico de Yaxunah

Por supuesto, no se puede dejar de visitar el sitio arqueológico Yaxunah. Este sitio es conservado por la misma comunidad que ha tomado un rol proactivo y se ha organizado para limpiar el lugar, cobrando una pequeña entrada como contribución al mantenimiento. Vale la pena visitarlo y sentirse el primero en recorrerlo, acompañado por un promotor cultural. Se puede llegar fácilmente caminando o en una de las bicicletas que rentan en el parador turístico. Para refrescarse al regreso, el Cenote Lol-ha es una excelente alternativa en el centro del pueblo. Es un cenote abierto de aguas cristalinas, con unos 30 metros de profundidad, rodeado de exuberante vegetación. 

Yaxunah es una comunidad abierta y organizada y sus habitantes están ávidos de compartir su herencia cultural maya con los visitantes. Su modelo de liderazgo femenino es un ejemplo a seguir para muchas comunidades donde todavía los roles tradicionales de género están muy marcados. Sin dudas, un destino para no perderse cuando visite la península de Yucatán.

Comments

Deja un comentario