Más allá de Chichén Itzá: 4 zonas arqueológicas de México que te sorprenderán
Explore le Monde

Es difícil cuantificar la cantidad de zonas arqueológicas en México puesto que, como en muchos de sus países vecinos, aún existe una gran cantidad de ruinas repobladas por la naturaleza y aún por explorar. No obstante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (el INAH), tiene bajo su resguardo casi 200 sitios arqueológicos de los 2,000 registrados en todo el país.

Aunque esta cifra pueda parecer elevada, la realidad es que Chichén Itza y Teotihuacán son las dos zonas arqueológicas más conocidas y visitadas, sobretodo por el público extranjero. Aunque estos dos sitios son magníficos y su fama es bien ganada hoy queremos platicarte sobre cuatro zonas arqueológicas menos conocidas, pero igualmente apasionantes y maravillosas:

Uxmal, Yucatán

Uxmal Daniel Baldamus
Vistas de Uxmal. Crédito: Daniel Baldamus

Uxmal es una antigua ciudad maya del periodo clásico, que llegó a tener alrededor de 25,000 habitantes. Sus ruinas son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y están ubicadas en el estado de Yucatán, en la llamada zona Puuc.

El edificio dominante de este sitio arqueológico es la Pirámide del Adivino, que alcanza los 30 metros de altura y consta de 5 estructuras de diferentes épocas. El Cuadrángulo de las Monjas es su otro conjunto arquitectónico significativo, cuyas fachadas son una auténtica obra de arte del estilo Puuc tallado en piedra.

Si quieres escapar la multitud que visita diariamente Chichén Itzá, Uxmal es la alternativa perfecta para pasar un día descubriendo este fantástico lugar sin tanta aglomeración.

El Tajín, Veracruz

Pirámide de los Nichos

El Tajín fue una de las principales metrópolis del Imperio totonaca, establecido principalmente en el estado de Veracruz y norte de Puebla. Las ruinas se ubican en el pueblo mágico de Papantla, en el estado de Veracruz, y desde 1992 son reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por su alto valor cultural e histórico.

La majestuosidad de este sitio es sin duda afinada por la impactante Pirámide de los Nichos, llamada así por sus 365 nichos en sus cuatro fachadas que representan los días del año. También se cree que la pirámide fue construida como culto del dios de trueno, imprescindible deidad para disponer de lluvia a los cultivos.

Yaxchilán, Chiapas

Entrada a Yaxchilán

Perdida en la frondosidad de la selva Lacandona, Yaxchilán es una zona arqueológica que aún conserva una magia característica heredada de los antiguos mayas-lacandones. Únicamente accesible en barca por el rio Usumancita (que hace de frontera natural entre México y Guatemala por Chiapas), ya el recorrido para llegar a este recóndito lugar sin duda añade emoción y suspense para conocer la historia del lugar.

Aunque el enclave ya es maravilloso de por sí, lo que hace de Yaxchilán una zona arqueológica por excelencia son sus formidables estelas y dinteles que narran la historia dinástica de la antigua ciudad, sin olvidarnos de la imponente crestería de uno de los edificios de la Gran Acrópolis.

Monte Albán, Oaxaca

Plaza de los Danzantes

Monte Albán se erige sobre una colina a casi 2,000 metros sobre el nivel del mar y a 10 km de la ciudad de Oaxaca, por lo que comparten su denominación como Patrimonio de la Humanidad. Esta antigua ciudad fue la capital zapoteca más importante de la región, convirtiéndose en un centro espiritual, comercial y político, con gran influencia teotihuacana.

En la plaza principal del sitio, encontrarás varios monumentos importantes como la cancha de juego de pelota, el Palacio, el Observatorio Astronómico y la Plaza de los Danzantes, cuyas estelas representan personajes en posiciones excéntricas, que se opina representan victorias militares de Monte Albán sobre otras ciudades.

Estas son solo cuatro de las 200 zonas arqueológicas que puedes visitar en tu próximo viaje por México. Las historias prehispánicas, las ruinas llenas de leyendas y la cultura contada por nuestros guías locales te permitirán crear maravillosas memorias de tu paso por nuestro legado histórico.

Comments

Deja un comentario