Cómo un touroperador puede trabajar con sus proveedores para reducir el plástico

Los turoperadores actúan como intermediarios entre turistas y proveedores de servicios turísticos, agrupando una gran variedad de servicios en un destino concreto para formar un paquete vacacional. Si cada paquete que vendemos, consiste en alojamiento, transporte y actividades, veamos qué recursos están disponibles para aumentar la sostenibilidad y la resiliencia en estos tres ámbitos.

El aspecto concreto que queremos abordar hoy sobre estas tres líneas de trabajo, es el uso de plásticos en turismo. Se estima que, si continuamos produciendo y desechando plástico de un solo uso en las cantidades masivas actuales, para el 2050 habrá más plástico que peces en el océano. El incremento de los plásticos en el mundo es preocupante y alarmante, puesto que está afectando los ecosistemas del planeta y la forma en la que el ser humano se relaciona con la naturaleza.

Por ello, creemos que identificando acciones enfocadas en las tres áreas mencionadas, podremos demandar a nuestros proveedores cómo actuar y cambiar las prácticas actuales relacionadas con el uso del plástico, por aquellas que apuestan por su reducción. Reducir debe ser siempre la opción primera, puesto que no todos los países cuentan con un sistema de reciclaje apropiado y efectivo.

Soluciones para alojamientos

Desde Travel Without Plastic acaban de lanzar una guía práctica sobre cómo la hotelería puede reducir fácilmente la cantidad de plásticos de un solo uso. Esta guía pretende acompañar a hoteleros en la transición hacia un modelo de negocio más sostenible, donde además de estar reduciendo considerablemente la cantidad de residuos que generan, también van a poder ahorrar dinero y verdaderamente crear un impacto positivo en el medio ambiente.

En su introducción gratuita, podemos extraer 3 recomendaciones para reducir el plástico de un solo uso relacionado con los artículos de aseo personal ofrecidos en un cuarto de hotel:

1) Utilizar envases rellenables que estén pegados a la pared y que se compran a granel.

2) Dejar disponibles únicamente bajo demanda en la recepción del hotel las diferentes miniaturas de jabones.

3) Utilizar barras de jabón en lugar de los botes de plástico (ahora también se pueden encontrar en versión champoo y acondicionador de cabello).

Soluciones para transportadoras

Las transportadoras en cierto modo lo tienen más fácil pues el uso del plástico está reducido a los envases de comida y bebida que ofrecen durante los viajes – en esta sección excluimos la industria aeronáutica y nos referimos en exclusiva a las transportadoras terrestres.

Nuestras recomendaciones pasan por sustituir los envases plásticos por los rellenables:

1) Utilizar bebidas en envases de cristal, y garrafones de agua que puedan ser distribuidos entre las botellas rellenables (previamente proporcionadas por la touroperadora a los clientes).

2) Proporcionar snacks comprados en lote, como lingotes energéticos que se puedan hacer barritas en el momento de consumir.

3) Utilizar vasos, cubiertos y platos de productos orgánicos en lugar de plástico o unicel.

En México existen opciones 100% biodegradables para estos productos hechos a partir de fibra de bamboo o nopal. No obstante, la mejor opción posible que serían los productos de metal, aunque esto requiere una inversión inicial.

Soluciones para proveedores de actividades

Los proveedores de actividades, y en particular los guías de experiencias o actividades, tienen la capacidad de transmitir el mensaje mejor que ningún otro agente implicado en la cadena de valor del viaje. ¿Por qué? Porque a través de una correcta interpretación del patrimonio en las visitas guiadas, están transmitiendo en la práctica lo que significa hacer turismo responsable, y en el caso del uso de los plásticos, pueden explicar en vivo y en directo con ejemplos reales los impactos derivados de nuestras acciones cotidianas cuando viajamos.

Nuestras tres recomendaciones para los proveedores de actividades son:

1) Utilizar una botella de agua rellenable y facilitar el relleno de agua a los turistas a través de puntos estratégicos durante el itinerario.

2) Llevar una bolsa para recoger desechos plásticos durante el recorrido, y así animar a los turistas a que ellos también cooperen mientras que se crea conciencia para que ellos mismos no dejen basura.

3) Trabajar con restaurantes y otros puestos de alimentación que no proporcionen elementos de plástico, como por ejemplo popotes.

Y finalmente, mayor información para viajeros

Igualmente importante es poder transmitir el mensaje adecuado entre los viajeros y clientes potenciales. Como material educativo para el público en general, este artículo de It´s a Fish Thing resulta muy interesante, pues explica muy bien la situación actual en cuanto al plástico, las causas del problema y proporciona recomendaciones prácticas que todos podemos aplicar en nuestro día a día.

Julio es el mes sin plástico. Forma parte del movimiento usando #PlasticFreeJuly

Para los más pequeños, nuestros viajeros del mañana, nos ha encantado este libro para niños elaborado por Trash Hero, donde se explican a través historias, preguntas y juegos el impacto de los residuos en nuestro planeta y cómo entre todos podemos convertirnos en “Héroes Basureros”.

Si nuestra actividad comercial depende de la venta de los recursos culturales y naturales de los destinos que ofrecemos, parece sensato que desarrollemos formas de trabajo con nuestros proveedores que apuesten por una industria turística más sostenible que tenga en cuenta sus externalidades. Así garantizaremos que nuestro trabajo repercuta verdaderamente en crear mejores lugares para vivir, y mejores lugares para visitar. ¿Tú también lo crees?

Comments

Deja un comentario