Mi peculiar visita a la iglesia de San Juan Chamula

Cuando accedes al interior de la iglesia de San Juan Chamula (CHIS), parece que entras en un mundo paralelo: la oscuridad de pronto envuelve la luz del día, el olor a incienso crece en intensidad y los murmullos de decenas de personas casi al unísono, embriagan tus oídos… a cada lateral se presentan todos Los Santos figurados de una forma muy poco habitual, el techo es de un color negro tizón y en el piso irás avanzando a través de una pequeña alfombra de hojas de pino.

De repente te das cuenta que estas asistiendo a una fiesta a la que nadie te ha invitado… Pero la curiosidad siempre gana y una vez dentro ya no puedes sino avanzar lentamente, fijando la mirada en los distintos espectáculos que perciben tus sentidos.

Sacrificios de animales, embriaguez generalizada, rituales, turistas y creyentes: un cocktel explosivo que tiene lugar cada día dentro de esta particular iglesia. Para muchos esta visita se convierte en una de las más memorables de su viaje a #Chiapas. Para otros… bueno, todo depende de cuánto sientas o percibas las energías.

Y tú, ¿qué sentiste cuando la visitaste?

Comments

Deja un comentario